sábado, 4 de febrero de 2012

Si el F16 hubiera bombardeado Maracaibo el 4F ¿Qué habría pasado?

f16venezolano 400x250 Si el F16 hubiera bombardeado Maracaibo el 4F  (Especial NAD + Infografía)

En el año 1992 el teniente coronel Isnaldo Di Sabatino, se codeaba entre los mejores pilotos del arma más temida de las Fuerzas Armadas Nacionales, el poderoso caza F16; y con más de 1000 mil horas de vuelo en su haber, el comandante podía cumplir con prácticamente cualquier misión que se le asignara, excepto una: Bombardear el corazón de la ciudad de Maracaibo.

Era el mediodía del 4 de febrero del 92 y la rebelión militar liderada por los comandantes Hugo Chávez Frías, Francisco Arias Cárdenas, Joel Acosta Chirinos, y Jesús Urdaneta, ya estaba derrotada; no obstante, la gallardía y el coraje de los combatientes en el estado Zulia hizo que éste fuera el último bastión rebelde en deponer las armas.

Los soldados del joven teniente coronel Francisco Arias, lucharon hasta el final atrincherados en el Cuartel Libertador.

Para ese momento era claro que los rebeldes no se rendirían tan fácilmente, pues habían aguantado “plomo” y artillería pesada toda la noche y aun no mostraban señales de debilidad. Estos soldados no peleaban por dinero ni por imposición de nadie, sino que lo hacían por convicciones más fuertes que el propio razonamiento lógico.

El presidente Carlos Andrés Pérez, ya había tenido suficiente de estos soldados maracuchos que se habían convertido en un verdadero dolor de cabeza para el tambaleante gobierno, por lo que el mandatario decidió poner punto final a la rebelión sin importar el número de víctimas que pudiera esto pudiera significar.

Por orden directa del mismo presidente de la República, el comandante Isnaldo Di Sabatino despegó de la Base Aérea El Libertador, en la ciudad de Maracay; a bordo de un avión caza F16 Fighting Falcon; el orgullo de la aviación militar. Venezuela era el único operador en América Latina de esta destructiva arma de última tecnología, con un costo de casi 26 millones de dólares.

15 minutos después de alzar vuelo, el monoplaza de Di Sabatino estremeció el cielo marabino volando a casi Mach 1.2 (la velocidad del sonido) sobre el sector Indio Mara, mientras los rebeldes desplegaban su defensa antiaérea y el presbítero Edgar Doria, vestido con una sotana blanca trataba de mediar entre las fuerzas leales y los insurrectos.

amx 13 libertador 400x269 Si el F16 hubiera bombardeado Maracaibo el 4F  (Especial NAD + Infografía)

Un AMX13 cargado con misiles tierra-aire intenta disuadir al F16 Foto: Alvarado

Los soldados rebeldes ya habían sacado toda la artillería hasta el patío. Cientos de kilogramos de material explosivo de alta potencia entre granadas antitanque, misiles, y minas antipersonales estaban a merced de detonarse en caso de que sufrieran un bombardeo aéreo.

Expertos en explosivos estiman que si el Cuartel era bombardeado en ese momento, la explosión hubiera alcanzado hasta el Hospital Universitario de Maracaibo, y con toda certeza hubiera desaparecido los edificios de Indio Mara y la Maternidad Castillo Plaza. La cantidad de víctimas fatales civiles habría rondado los miles.

A pesar de esto, el gobernante adeco reiteró la orden de bombardear el Cuartel Libertador al menos en tres oportunidades, según comenta el propio comandante Arias Cárdenas. El cazabombardero no salió a hacer una exhibición aérea, ni a intimidar psicológicamente, la misión era exterminar a los alzados.

Pero algo le sucedió al Segundo comandante del Grupo Aéreo de Caza número 16 “Los Dragones”. El piloto del F16 sabía perfectamente que en su dedo pulgar estaba la vida de miles de personas inocentes. Luis Reyes Reyes, quien más adelante participaría en el golpe de noviembre de ese mismo año había conversado con Isnaldo Di Sabatino, pero éste nunca se comprometió con la causa “en contra de la corrupción”, como repetía cada uno de los solados que participó en la operación, pero su compromiso con la patria era más que suficiente para desobedecer una orden presidencial.

Algunos dicen que Di Sabatino, quien conocía bien la ciudad de Maracaibo pues anteriormente había piloteado los aviones OV-10A Bronco estando destacado en la Base Aérea Rafael Urdaneta, pudo ver desde la cabina del avión la inmaculada sotana de Edgar Doria, y eso hizo que desistiera de arrojar la bomba de fabricación israelí Elbit Lizard de 907kg dirigida por laser que llevaba.

“Tutor et Ultor”, Protectores y Vengadores, es el lema de la unidad de Di Sabatino, y no había forma de que renunciara a este principio más fuerte incluso que su disciplina castrense; por lo que el piloto mintió al comunicar por radio que el sistema de lanzamiento estaba averiado y no podía soltar su letal carga.

Fuentes de la Fuerza Aérea Venezolana que prefirieron permanecer en el anonimato, confirmaron a Noticia al Día que desde ese día en adelante la carrera militar de Di Sabatino cayó en barrena; y tuvo que dejar el componente prematuramente a causa de la presión de los oficiales superiores que no le perdonaron su desacato.

Lo cierto es que el 4 de febrero de 1992, un piloto desconocido se convirtió en un héroe anónimo para la sociedad, por la causa más noble de todas: preservar la vida de todo un pueblo.

6814568469 7594e31442 b Si el F16 hubiera bombardeado Maracaibo el 4F  (Especial NAD + Infografía)

No hay comentarios:

Publicar un comentario